25 febrero 2013

La caída del comunismo en Hungría

Hay un gran telón de fondo que ayuda a entender las razones de la caída del comunismo y Hungría tuvo sus propios actores que contribuyeron a ello. Destacan algunas figuras como János Kádár, Károly Grosz, György Lázár, Imre Poszgay, Reszo Nyers o Miklós Nemeth, 

Podemos encontrar uno de los antecedentes en la revolución de 1956, la cual es una de las razones por las que la transición fue tan pacífica. Después de años de un contraataque político soviético por la fracasada revolución entre 1956 y 1960 y hasta 1989, un nuevo sistema apareció, el cual resultó ser muy diferente de los otros sistemas políticos y económicos en esta zona de Europa que se encontraba bajo la influencia comunista. La persona que permitió esto fue János Kádar, el primer secretario del Partido Comunista Húngaro, el partido único, entre 1956 y 1989.

János Kádar
Con el tiempo, más libertades personales y económicas comenzaron a hacer su aparición, como la puesta en libertad, antes de 1963, de la mayoría de la gente arrestada durante la revolución de 1956. El Gobierno empezó a entender la necesidad de un apoyo general para proteger el sistema, a cambio de mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos. Las primeras reformas políticas se produjeron en 1968.

El nuevo sistema económico intentó abrir los mercados de Hungría, los cuales habían permanecido algo herméticos hasta entonces. Así pues, comenzaron a orientarse hacia los mercados occidentales. Las consecuencias de esto fueron que, por un lado, Hungría no podía mantenerse al mismo nivel de las potencias occidentales en términos económicos pero, por el otro lado, dependía del mercado de la URSS todavía. Al principio, este sistema económico proporcionó un ambiente de felicidad y de seguridad social. Sin embargo, al final, esta clase de economía trajo consecuencias en los años 1980-81 con un descontento social general debido a que comenzó a aparecer una creciente inflación.

Esta inflación era debida a que el Estado dedicó mucho dinero para la educación y la asistencia sanitaria sin que la gente pagase ningún tipo de impuesto. Esto hizo a Hungría depender de los mercados externos y de los créditos de Occidente. Desde 1988, la inflación fue creciendo más y más, entre el 15% y el 20%.

Desde 1985, se puede decir que comienza la caída de János Kádar porque, aunque sobrevivió al Congreso del Partido de 1985,a la mala situación,a  la reestructuración del Politburó o a la aparición de Károly Grósz e Imre Pozsgay como importantes figuras políticas. Del mismo modo, aguantó ante la admisión de que las reformas económicas de 1968 habían sido eliminadas demasiado pronto y a la iniciación de un nuevo programa reformista para deshacer esa y situación, además del decrecimiento de los estándares de vida de la población por este error. 

Károly Grósz
De esta forma, fue necesario reestructurar el Politburó con un nuevo ministro, Károly Grósz, y nuevas reformas económicas que no habrían funcionado sin los cambios políticos y sociales que significaron el final del período de Kádár. Las presiones resultantes dieron lugar en 1988 al reemplazo de Kádár por Grósz como Secretario General del partido y el nombramiento de Miklós Németh, un defensor de reformas más drásticas, como Primer Ministro.

Miklós Németh
Todo este largo proceso de debilitamiento del comunismo fue abriendo las puertas a la transición hacia la democracia. La transición húngara fue la más exitosa y tranquila de Europa del Este, sin contar las otras transiciones de Europa Occidental como España, Portugal y Grecia. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada